Me he decidido a mantener un blog personal, que es la página que estás leyendo ahora mismo.

La primera tarea a la hora de montar un blog personal es decidir qué plataforma o herramienta usar para ello. Como programador la primera opción es obvia, desarrollarlo yo mismo. Esto me permitiría integrar perfectamente el blog en mi página personal y tener un control absoluto sobre el mismo, eliminando muchas funcionalidades que suelen incluir las herramientas especificas ya existentes y centrarme en los puntos que me interesan: la seguridad y la velocidad. Es muy tentador, pero tras un breve análisis, el esfuerzo requerido para tan siquiera tener un prototipo mínimo viable es demasiado.

La siguiente opción es evaluar las opciones disponibles en el mercado y seleccionar la que mejor se ajuste a mis necesidades. Hay que tener en cuenta que ha de poder hospedarse en mi VPS, que es un servidor Linux algo escaso de RAM, en el que dispongo de Apache, php y mySQL. Además, ha de ser de código abierto y, a ser posible, gratuito o muy económico.

Las primeras opciones son los clásicos WordPress o Drupal, seguidos de cerca por otro clásico como Joomla. Herramientas que no pueden ser instaladas en local, como Blogger, las descarto ya que me gusta tener control de mi software y de mis datos, además de no depender de las decisiones que pudieran tomar los responsables de la plataforma respecto a su continuidad, precio, formato...

El problema de estas herramientas es que son grandes y pesadas, requieren muchos recursos y un considerable esfuerzo de mantenimiento. Por otro lado, son también herramientas muy maduras y sobradamente probadas, una apuesta segura en cuanto a funcionalidad y robustez. Y todas ellas podrían instalarse sin problemas en mi servidor, salvo, quizás, la escasez de memoria, que podría jugarme alguna mala pasada.

Hace muchos años ya tuve un blog en Drupal (versión 6 por aquel entonces) y es una herramienta muy potente y que ofrece mucha funcionalidad, además de ser excelente para un blog. Me atrae mucho la idea de montar algo sobre Drupal, pero para un blog personal, que espero mantener y alimentar con regularidad, pero que es muy posible que en breve acabe abandonado, me parece demasiado pesado y complejo.

Antes de tirarme de cabeza a instalar Drupal y configurarlo para mantener mi blog decidí hacer un "estado del arte" y evaluar que otras opciones menos populares, pero igualmente válidas, puede haber por Internet. Las premisas eran que sea ligero, rápido, sencillo de instalar, sencillo de mantener y que pueda ser instalado en mi servidor.

Tras una exhaustiva búsqueda y tras evaluar las más esotéricas plataformas, escritas en no menos esotéricos lenguajes, me decidí por Ghost.

Ghost está implementado sobre Node.js y promete velocidades de carga casi instantáneas con unos requisitos de tan solo 150Mb de memoria. Necesita una base de datos mySQL o MariaDB para almacenar el blog. En principio encaja en mis requisitos, pero tiene un requisito que no estoy dispuesto a satisfacer, necesita un servidor NGINX para poder publicarse hacia Internet, ya que el servidor node.js publica en un puerto local. No es problema, en lugar de usar NGINX utilizare mi propio Apache para exponer el blog a Internet. Una rápida investigación me confirma que no soy el primero en utilizar dicha configuración, así que me pongo manos a la obra.

En lugar de aburriros con el proceso de instalación y configuración de Ghost documentaré dicho proceso en el blog técnico en el que colaboro y que está dedicado a tales fines. Aquí tenéis el enlace al proceso de instalación y configuración de Ghost.

Si estáis leyendo esto es que todo ha funcionado como debía y que mi blog personal sobre Ghost está funcionando tal como se esperaba. Espero seguir con mi propósito de mantener el blog con regularidad y que Ghost sea la excelente herramienta que creo que es.

El tiempo dirá si he acertado en la decisión.

Gracias por su atención, saludos.